Colonoscopía

Colonoscopía

Es un procedimiento que permite la exploración del aparato digestivo inferior (ano, recto, colon descendente, colon transverso, colon ascendente, ciego e intestino delgado) mediante la introducción, por el ano u otro orificio natural o artificial, de un instrumento flexible, hecho de fibra óptica, que permite un suave avance por el tubo digestivo, mediante su distensión con aire u otros gases, sea con fines diagnósticos (como identificar y tomar biopsias de zonas anormales de la mucosa del tubo digestivo), o terapéuticos (como realizar extracción de pólipos, dilataciones de zonas estrechas, instalación de prótesis, etc.). En función de la longitud del intestino explorado durante el procedimiento, se le llamará anoscopía, rectoscopia, colonoscopia corta o izquierda, colonoscopia completa o larga e íleo-colonoscopia.

Razones por las que se realiza el examen

La colonoscopia se puede hacer por las siguientes razones:

  • Dolor abdominal, cambios en las deposiciones o pérdida de peso.
  • Cambios anormales (pólipos) hallados en una sigmoidoscopia o en exámenes radiográficos (tomografía computarizada o enema opaco).
  • Anemia debido al bajo nivel de hierro (por lo regular cuando no se ha encontrado ninguna otra causa).
  • Sangre en las heces o heces negras o alquitranosas.
  • Seguimiento de un diagnóstico previo, como pólipos o cáncer de colon.
  • Enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn).
  • Exámenes de detección para cáncer colorrectal.

¿Tienes alguna pregunta?

Estamos para orientarte.