Iontoforesis

Es una técnica antigua que utiliza  corrientes eléctricas para que se  produzca la penetración de sustancias activas (fármacos) dentro de los tejidos, más allá de la piel. Los efectos biológicos se producen a nivel local, con la introducción de medicamentos, éstos se irán depositando en las capas de los tejidos, produciendo un efecto más lento pero  duradero. Podemos conseguir efectos biológicos intrínsecos (internos)  tanto polares como interpolares, como vehículo inductor del preparado medicamentoso o productos químicos. Los efectos farmacológicos serán diversos en función del tipo de  medicamento (antiinflamatorio, analgésico, etc.) que se introduce en el organismo, dependiendo de la cantidad y calidad de los iones que atraviesan la piel.

TÉCNICA DE APLICACIÓN

Para que penetren los medicamentos en el interior del organismo es necesario la utilización de sustancias electrolíticas, es decir, sustancias en forma de iones (con carga positiva o negativa). Las sustancias pueden ser acuosas, cremas o pomadas preparadas, pero es necesario que se disocien en iones para que puedan penetrar. Una a vez conocida la polaridad del fármaco, este irá debajo del polo activo. Una vez sabemos la carga de iones, sea positiva o negativa, se colocará el medicamento en el electrodo de la misma carga; es decir, si el medicamento tiene una carga negativa se colocará en el electrodo negativo (negativo con negativo, misma carga se repelen), penetrando así la sustancia en el organismo

La duración del tratamiento dependerá de tres factores:

  • Tamaño de las placas de electrodo en cm2.
  • Concentración del medicamento en mg.
  • Intensidad empleada durante el tratamiento.

Generalmente se comienza el tratamiento con intensidades bajas que iremos subiendo progresivamente según la tolerancia del paciente.

¿Tienes alguna pregunta?

Estamos para orientarte.