Medicina Regenerativa y Ondas de Choque

La Unidad de Medicina Regenerativa está enfocado en el tratamiento de patologías crónicas basada en:

  1. Estimulación celular y reparación tisular propia del paciente a través de procedimientos no invasivos en los que destacan las ondas de choque y laserterapia.
  2. En los casos en que se requiera, por la extensión de la patología, se pueden usar células estimuladas por el propio paciente con posterior aspiración y centrifugación para ser aplicadas en la zona de la patología.
  3. Por ejemplo en un enfermo que tenga una necrosis ósea de la cadera, se le aplica ondas de choqueen las zonas trocantericas del fémur, se aspiran las células inducidas a las 4 semanas y se inyectan inmediatamente en la zona de necrosis ósea.
  4. En caso que no se puedan utilizar las propias células, existe la posibilidad de utilizar células madres de cordón umbilical para diferentes patologías como lo muestra la experiencia en disfunción eréctil y Enfermedad de Chron.

Las ondas de choque, son ondas sonoras audibles de alta energía. En el mundo médico, estas se han utilizado con éxito para el tratamiento de diversas condiciones médicas desde los años 80. Por ejemplo, las ondas de choque se usan en ortopedia para el tratamiento de tendinopatías dolorosas de inserción y fracturas óseas no curativas.

En Chile, el equipo de profesionales que las utiliza alcanza 16 años de experiencia, ayudando a demostrar, desde el punto de vista científico internacional, que las Ondas inducen una mejoría de la vascularización reparadora de todas ellas.

En otras palabras se inducen nuevos vasos sanguíneos en las áreas tratadas, que son la base conocida de todos los procesos de cicatrización en el hombre. Conjunto con ello, se ha demostrado la presencia de células de reparación derivadas de los vasos sanguíneos inducidos, que corresponden a células madres en distintos estadios de maduración (proceso que también ocurre naturalmente) y ambos procesos en conjunto explican las mejorías.

La sutil diferencia está en que los vasos inducidos por las Ondas son siempre mayor en número y con mayor cantidad de células madres, por lo tanto los tejidos tratados presentan más una regeneración que una cicatrización con fibrosis, así por ejemplo en piel se observa más piel sana que piel fibrótica al tratar heridas crónicas y/o quemaduras tipo B. Mira también: Tratamiento de Heridas con Ondas de Choque.

Patologías en las que se aplica Ondas de Choque

Tendón – Ligamentos Articulares

  1. Tendinopatía cálcica y/o micro-cálcica dolorosa, de incidencia frecuente en tendón mango rotador del hombro, tendones epicondilares y/o epitrocleares, tendón rotuliano de la rodilla, complejo Aquilo-plantar del tobillo-pié (Tendinitis Aquiles con o sin Fascitis Plantar).

    FIG.1. Paciente con tendinitis cálcica hombro derecho (A) que recibe tratamiento de Ondas de Choque (1 sesión) y en el transcurso de 8 semanas logra la reabsorción completa de la lesión. La gran ventaja de esta inducción es que al tiempo que estimula la reabsorción también induce la reparación del tendón, es decir se va formando tendón en forma inmediata y continua.

  2. Tendinopatías con rupturas parciales intra-tendíneas como las expresadas en el mango rotador, epitróclea, tendón tricipital, tendón cuadricipital de rodilla, complejo Aquilo-plantar del tobillo-pié.
  3. Tendinopatías inhabilitantes por dolor, crónicas, con avanzada lesión en la evaluación ecográfica.

Observación. La correcta evaluación del cuadro clínico y análisis de la ecografía permite determinar el grado de daño, fundamentar la necesidad del tratamiento y su mayor valor reside en que un tratamiento en lesiones iniciales permite detener la progresión del cuadro patológico e inducir una regeneración del estroma tendíneo y/o ligamentoso articular.

FIG:2. Paciente (mujer, 61 años, activa) con dolor en hombro derecho secundario a desarrollo de Ruptura Parcial Intratendínea, del tipo articular ( la lesión nace en el borde profundo y avanza hacia la superficie)(flechas, A). En B, se aprecia reparación tendínea en la zona en que existía un proceso de ruptura (flecha), a las 16 semanas de aplicado el tratamiento. La paciente recibió un único tratamiento y recuperó función indolora completa. Las lesiones tendíneas degenerativas inician su actividad destructiva desde zonas focales, pequeñas al principio, pero van extendiéndose hasta llegar a romper toda la estructura tendinosa en un proceso continuo de muchos meses, con dolor. La gran ventaja de las Ondas de Choque es que estimulan muchas fases de los procesos reparativos tendíneos y logran revertir el daño, por lo que un diagnóstico y tratamiento precoz detiene el daño y estimula la regeneración del tejido tendíneo. Situaciones clínicas similares han sido observadas para rupturas intratendíneas de diferentes tendones tanto en deportistas como en pacientes adultos mayores.

¿Tienes alguna pregunta?

Estamos para orientarte.

Tejido Oseo

  1. Edema Oseo con o sin Fracturas Trabeculares Subcondrales. Esta patología que se diagnostica y evoluciona a través de Resonancia Nuclear Magnética, se observa en Deportistas de alto rendimiento ó en aquellos que presentan alteraciones ortopédicas menores (v.gr., acortamiento en varios milímetros de una extremidad inferior, escoliosis dorsolumbar), lo que determina una carga anormalmente distribuída entre las extremidades inferiores al realizar los esfuerzos deportivos mantenidos. Asimismo se observa este cuadro en pacientes adultos mayores que inician un dolor referido a cadera ó rodilla sin traumatismo, de carácter crónico progresivo y que tiene su base en una alteración neuro-vascular en el hueso esponjoso trabecular. La capacidad de las Ondas de choque de revertir este cuadro es impresionante, ya que no siendo un método invasivo, induce la mejoría espontánea en términos de semanas para el dolor que mitiga en forma progresiva, restablece la circulación ósea del segmento afectado e induce la regeneración del tejido óseo trabecular dañado, demostrable a seis meses de aplicado el tratamiento con Resonancia Nuclear Magnética.

    FIG.3. Paciente (varón, 71 años) inicia dolor de cadera derecha, insidioso, de 2 meses de duración. Se diagnostica Edema Oseo con Fractura Trabecular Subcondral (Febrero 2014) (flechas en A,B,C). Se realiza una sesión de Ondas de Choque y a los 4 meses demuestra recuperación del edema (D,E) y en F se aprecia foco de remodelación de la zona de fractura trabecular (flecha). A los 12 meses (G, H, I) se demuestra la recuperación completa de las lesiones iniciales. El paciente está en control cada 6 meses y ha demostrado funcionalidad completa de la cadera tratada y realiza vida normal como lo demuestra su último control en Marzo 2017.

  2. Retardo de Consolidación y No Consolidación de Fracturas. El concepto de Retardo corresponde a fracturas que no han cicatrizado a 6 meses de producida y No consolidación comprende aquellas que tienen más de seis meses, con cualquier método ortopédico-quirúrgico aplicado. El concepto básico en su tratamiento es que una fractura que muestra signos de no consolidación es mejor tratarla antes, ya que ella va perdiendo capacidad biológica de respuesta en el tiempo a cualquier tipo de inductor de consolidación. Se requiere ingente experiencia para tratar esta patología con Ondas de Choque, ya que las variables son importantes y todas influyen en la decisión del tratamiento para determinar número de sesiones, intensidad y número de impulsos por sesión.

    FIG.4. Paciente (varón, 36 años) sufre Fractura grave conminuta del Fémur derecho (A) y recibe osteosíntesis (B). A los 15 meses post-operado sufre fractura del clavo endomedular (C,D) y se realiza una segunda osteosíntesis (E,F) donde se demuestra que el tercer fragmento se ha mantenido separado y sin signos de consolidación (flecha en F), de lo que se infiere que existe un grado de necrosis ósea en este tercer fragmento de 8 centímetros de longitud. Recibe 2 tratamientos de Ondas de Choque programados (Marzo y Abril 2016). Para éste paciente hubo la oportunidad de realizar AngioTAC la que demuestra en (G, flechas) el aumento significativo de la neovascularización inducida por las Ondas de Choque al quinto mes de evolución post-tratamiento. Su evolución posterior fue normal y demostró consolidación avanzada con osteo-integración del tercer fragmento isquémico al año de evolución (H , Marzo 2017). Su último control en Septiembre 2017 demuestra aún mayor consolidación y revascularización del foco y tercer fragmento, considerándose un caso resuelto.

    Fig.4A. Paciente de 23 años que sufre accidente de tránsito resultando con Fractura de fémur izquierdo (A), En (B) se aprecia retardo de consolidación a los 4 meses de evolución y se le indicó operación con injerto óseo autólogo. La paciente y familiares deciden realizar Tratamiento de Ondas de Choque, aplicando una única sesión; el resultado es de consolidación espontánea progresiva cuyo resultado al año se muestra en (C). En (D) y (E) se aprecia a través de TAC3D la consolidación estable a dos años con aumento de la masa del callo óseo. Esta paciente, al igual que otros, ha demostrado un resultado estable durante los últimos 11 años desde su tratamiento inicial realizado en el 2006.

  3. Artrodesis con Retardo en su consolidación. Similar a las precauciones referidas para fracturas, los pacientes que han requerido una artrodesis y no muestran signos adecuados de consolidación, pueden ser evaluados para recibir un tratamiento inductor óseo como las Ondas de Choque. La experiencia adquirida al tratar pacientes pediátricos y adultos con esta patología permite exponerla como una vía no invasiva de estimular el esfuerzo quirúrgico original.

ONDAS DE CHOQUE EN EL TRATAMIENTO DE HERIDAS CRÓNICAS

Las heridas crónicas que no cicatrizan secundarias a traumatismo, posterior a procedimientos quirúrgicos, ó como lesiones que complican un trastorno de vascularización arterial y/ó venoso de las extremidades inferiores de alta frecuencia en diabéticos pueden ser tratadas con Ondas de Choque como enseña la experiencia europea en su conjunto. Tienen la ventaja que son tratamientos cortos, indoloros, no requieren sedación pero si requiere un equipo de especialistas en atender heridas crónicas para optimizar los resultados y la calidad de la regeneración tisular.

FIG.5. Paciente (mujer, 64 años) con herida crónica de la pierna derecha secundaria a Fistula ArterioVenosa en zona inguinal y segundo foco en zona poplítea, diagnosticada por Arteriografía (fotos izquierda); la evolución de la herida era de más de 1 año, con intenso sufrimiento del grupo familiar. Se realiza tratamiento de Ondas de Choque secuencial (3 tratamientos) logrando una cicatrización con amplias zonas de regeneración de piel práctica-mente normal (fotos derecha, flechas).

  • herida traumatica de extremidades que no cicatriza.
  • herida quirurgica de extremidades que no cicatriza.
  • herida de extremidades isquemica en pacientes con diabetes mellitus.
  • herida de extremidades isquemica en pacientes con disfuncion arterial.
  • herida de extremidades isquemica en pacientes con disfuncion venosa.
  • herida con necrosis parcial de tegumentos.
  • ulceras por presion.

Valores

Ondas de choque focal $399.000

(incluye hasta 3 sesiones)

Ondas de choque bilateral $499.000

(incluye hasta 3 sesiones)